Al momento valorar una propiedad es importante tener bien claro lo que debe hacerse a fin de no cometer errores en el procedimiento, ya que pueden derivar en pérdida de tiempo, dinero y reputación. Antes de realizar una valoración de un inmueble conozca los principales errores en las que incurren algunos tasadores:

1- No tener claro para qué se está solicitando el avalúo. El propósito de la evaluación de un inmueble determinará los criterios y variables que empleará el evaluador para realizar su trabajo. De igual forma, influye en la técnica de evaluación a emplear las condiciones en las que fue obtenido ese bien. Por ejemplo, no se sigue el mismo procedimiento al realizar el avalúo de un inmueble para su venta que realizarlo para su compra o para ser hipotecado.

Tampoco se aplica el mismo método para justipreciar un inmueble que se obtuvo a través de una herencia en lugar de haber sido comprado de forma corriente. Incluso hay casos en los que ni siquiera es obligatorio hacer una tasación del bien.

2- Utilizar exclusivamente los documentos e información suministrados por el cliente. Esto puede traer problemas, ya que si no se hace una visita al registro y/o catastro para cotejar los datos suministrados por el propietario (para descartar incongruencias o posibilidad de fraude) el perito realizará un trabajo que se perderá al ser invalidado por no coincidir la data oficial con la data particular del cliente.

3- Confiar en la descripción que suministre el cliente sobre las condiciones del inmueble y no apersonarse en el lugar directamente. El perito debe realizar una inspección minuciosa y personalizada para constatar el estado del bien, sus condiciones de iluminación, la estructuración de los espacios, etc.

4- No realizar una investigación previa del valor de los inmuebles en el área circundante al que se está evaluando. Este es un paso fundamental, ya que dará al perito un promedio del valor actualizado de las propiedades en la zona.