El mercado inmobiliario y la devaluación en Argentina

Apenas en lo que va de año 2018, la estrepitosa caída del valor del peso argentino y la consecuente subida del dólar estadounidense han provocado que la inflación llegara al 60%. Esto tiene evidentes consecuencias sobre el mercado inmobiliario del país austral.

En primer lugar, los compradores que cuenten con dinero en mano tendrán márgenes de maniobra más amplios para negociar los precios hacia la baja, debido a que hay menos compradores. Esto se debe a que la inflación pulveriza los ingresos del argentino promedio, y la subida del dólar hace más difícil acceder a las divisas. Igualmente, los especuladores extranjeros interesados en el mercado local que cuenten con ahorros en divisas podrán aspirar a mejores precios.

En efecto, al haber menor acceso a los dólares, se tiene la expectativa de que las cotizaciones en dólares de las propiedades en Argentina empiecen a bajar de precio progresivamente. Esto se debe a que la escasez de moneda extranjera hace que los vendedores estén más interesados en recibir divisas al momento, aún a costa de ofrecer precios más bajos.

Es muy probable que, en los meses próximos, quienes tengan urgencia en vender tengan que retasar sus propiedades hacia la baja. Como consecuencia de la inflación, se ha paralizado el otorgamiento de créditos hipotecarios por parte de los bancos, lo que significa que hay aproximadamente un 40% menos de personas con disponibilidad de dinero para adquirir un inmueble.

Además, muchos de los que sí poseen disponibilidad de dinero (ya sea por tener ahorros o por la venta reciente de una propiedad anterior), tendrán que conformarse con adquirir propiedades más accesibles, por estar en la periferia, por ser de menor tamaño o por contar con menos comodidades. Esto significa que las propiedades de precio más alto probablemente requerirán más tiempo o mejores condiciones para lograr venderse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *